Para qué sirven los edificios antisísmicos

Un edificio antisísmico o de resistencia sísmica es una construcción cuya estructura está diseñada y edificada de forma que, ante la presencia de un sismo, este puede brindar un nivel agregado de seguridad, resistencia suficiente y evitar, en lo posible, daños estructurales o estéticos e incluso un colapso.

Los edificios antisísmicos, ¿son 100% resistentes?

Los edificios de este tipo están diseñados para soportar los efectos de un sismo común, esto quiere decir que se hacen pensando en posibles alcances hasta cierta escala sísmica, esto se calcula dependiendo de la zona geográfica y teniendo en cuenta la historia sísmica de la misma, y por lo general se busca agregar un mayor nivel de resistencia.

Sin embargo, esto no quiere decir que son 100% infalibles, en particular ante los efectos de sismos con escalas mayores o magnitudes muy elevadas, por encima de la media histórica de cada región, lo que sí está pensando es que, aunque puedan ocurrir algunos daños, se busque proteger lo más posible las vidas.

Lo que sí es una realidad, es que los edificios antisísmicos sí brindan un mayor nivel de protección, en comparación con edificaciones que no han sido construidos con dichas técnicas.

¿Por qué se caen los edificios con los temblores?

Cuando los edificios no cuentan con un reforzamiento o estructura antisísmica, estos pueden sufrir ciertos daños, aunque por regla general los edificios están hechos para soportar su propio peso, sí pueden colapsar si la magnitud del sismo es elevada.

Sin embargo, una gran parte de caída de edificios se deben a factores humanos, como podría ser la edad del mismo, o incluso otras problemáticas como errores, daños o negligencias en su diseño estructural.

Cuando ocurre un temblor, los edificios se mueven de forma horizontal, debilitando sus estructuras, lo que puede llevar a generar desde ningún efecto hasta otros daños mayores.

¿Cómo funciona un edificio con resistencia sísmica?

Existen diversas técnicas y tecnologías para construir edificios resistentes a temblores y en ocasiones, estas deben adaptarse a regulaciones específicas de cada país o dependiendo de las leyes de construcción por región.

Un principio básico de este tipo de construcciones, es mejorar las condiciones del suelo, haciéndolo más estable de forma artificial y eliminando o evitando las partes más blandas de este que termine por afectar a las estructuras de un edificio.

Otra técnica de construcción anti temblores consiste en colocar amortiguadores en los fundamentos del edificio o también, se colocan materiales aislantes que permiten que el edificio se mueva junto con el movimiento telúrico, aminorando sus efectos.

Cómo hacer edificios antisísmicos:

  • Se deben crear estructuras en las que se reparta el peso de forma adecuada y que la misma estructura permita adecuarse y soportar el movimiento.
  • Por una parte, los materiales deben aportar resistencia, pero además ductilidad y es esencial que exista un equilibrio entre estos dos factores.
  • Un edificio antisísmico puede soportar cierto nivel de daño y aunque podría sufrir cierto nivel de daño, siempre debe ser reparable.
  • Nunca escatimar, la prioridad es la seguridad, por lo que la calidad de los materiales siempre debe estar por encima del precio.